Convivencia Alterna

Iniciativa para Un Proyecto de Iniciativa de Ley

El peligro de retorcer la ley: Dina Fernández febrero 9, 2014

Filed under: Uncategorized — convivenciaalterna @ 12:13 am

2014:  TRABAJAR  EN FAVOR  DE  LA  HUMANIDAD

Adina-logo-1-jpg

Trabajando  sin Horario y sin Salario

Voluntariado Social  100 %  Ad Honorem

Dina    Fernandez

Dina Fernandez

 

 

 

 

 

El peligro de retorcer la ley

 

 

El sistema funciona al revés.

 

 

DINA FERNÁNDEZ

 

 

Hoy quiero llamar su atención sobre una ironía.

 

El proceso por la muerte de Cristina Siekavizza, quizás el caso de violencia contra la mujer más prominente que haya sido juzgado en nuestro país, no será conocido por un tribunal de femicidio sino por uno de Mayor Riesgo.

 

Mientras tanto, un periodista estuvo a punto de verse en el banquillo de los acusados bajo cargos de femicidio, cuando en realidad nunca levantó la mano en contra de la supuesta víctima, la Vicepresidenta de la República. En lugar de procesar al colega por injuria, difamación o calumnia, la Vicepresidenta encontró más fácil meterle una querella por femicidio, aunque ello significara retorcer la ley.

 

Así como estuvo a punto de ocurrirle al periodista, hay muchos hombres que hoy están acusados de femicidio injustamente, simplemente porque esa ley permite mayor latitud para procesarlos y condenarlos.

 

Que estas contradicciones estén vigentes debería preocuparnos profundamente.

 

La Ley de Femicidio abrió la puerta para enfrentar un problema grave en Guatemala, donde por siglos se ha violentado con impunidad a las mujeres. Pese a ello, las agresiones continúan al alza y se expresan de diferentes maneras. Las féminas que se encuentran en situación más seria deben protegerse de violencia física, pero muchas soportan violencia verbal, psicológica y económica.

 

Mientras tanto, otras mujeres, que muchas veces no tienen nada de indefensas, manipulan la ley motivadas por algún ímpetu vengador. Lo hacen sin darse cuenta –o sin importarles– que más temprano que tarde este tipo de abusos socavarán la credibilidad de la ley, y acabarán revirtiéndose en contra de las mujeres, para quienes la protección sí resulta imprescindible.

 

Los operadores sistema de justicia –abogado, fiscal y jueces– deberían cobrar conciencia de la seriedad de este tipo de jugarretas y no prestarse a ellas. Todos aquí tenemos madres o hermanas o hijas, y odiaríamos verlas con las manos atadas frente a un agresor, que no solo tiene las ganas de aplastarlas, sino que además cuenta con todas las ventajas del sistema para hacerlo sin entregar cuentas.

 

Me dirán ustedes que las mujeres en Guatemala suelen encontrarse en tal grado de indefensión, que se justifica tolerar algunos abusos si la mayoría de víctimas se beneficia.

 

La tentación es inclinarse ante el argumento, pero, ¿qué tal que a ustedes les tocara sufrir en carne propia una injusticia de esta magnitud?

 

Recuerdo que cuando esta ley fue aprobada en el Congreso, el abogado laboralista Enrique Torres, que en paz descanse, me hizo ver que habría que monitorear con cuidado su aplicación, para evitar la comisión de abusos. Y nadie puede decir que el licenciado Torres fuera un machista irredento, todo lo contrario. Simplemente era un litigante con mucha experiencia, conocedor de su gremio.

 

Para nadie es un secreto que nuestro sistema de justicia muchas veces funciona al revés de como debiera. Por eso no es extraño que, mientras Roberto Barreda logró zafarse de dar explicaciones frente a un Tribunal de Femicidio, otros hombres se encuentren casi crucificados bajo acusaciones falsas, mentirosas o retorcidas.

 

En nombre de la libertad de expresión, muchas personas e instituciones salieron en defensa del periodista José Rubén Zamora cuando fue acusado de femicidio. Sin embargo, no todos los hombres que se encuentran en esa situación tienen la fortuna de convertirse en causa célebre, fácilmente defendible en nombre de un bien mayor.

 

Sería bueno entonces que propiciáramos una reflexión en torno a los abusos cometidos, para encontrar la forma de evitarlos sin desproteger a las mujeres y sin seguir fomentando incentivos perversos.

 

 

Tomado de El Periódico

http://www.elperiodico.com.gt/es/20140127/opinion/241574

 

 

 

 

 

————————————————————

 

————————————————————

Convivencia Alterna es el sitio virtual oficial de la Asociación para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia (ADINA)

Para enviar denuncias, propuestas, críticas constructivas u opiniones fundamentadas,

Escríbanos a:

convivenciaalterna@yahoo.com

Anuncios