Convivencia Alterna

Iniciativa para Un Proyecto de Iniciativa de Ley

El Síndrome Alquijay: un caso paradigmático de agresión contra la niñez que debemos denunciar y estudiar febrero 20, 2013

Filed under: Uncategorized — convivenciaalterna @ 7:37 pm

2013: TRABAJAR  EN  FAVOR  DE  LA  HUMANIDAD

??????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Jennifer Liliana Alquijay Osorio, acusada de parricidio.

El Síndrome Alquijay: un caso paradigmático de agresión contra la niñez que debemos denunciar y estudiar

 

“Si como resultado de un procedimiento judicial o administrativo de los contemplados en esta Ley, se determina que los hechos denunciados por un adulto en contra de otro adulto con relación a la violación de los derechos de un niño, niña o adolescente son infundados y que de ser ciertos constituirían delitos de los que dan persecución penal de oficio, la autoridad competente deberá certificar lo conducente al Ministerio Público por el delito de acusación o denuncia falsa”.

Artículo 7: Denuncia falsa

Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (Ley PINA)

 

 

Nota introductoria: la muerte violenta de Jennifer es un caso paradigmático.

 

En el cobarde asesinato de la pequeña Jennifer Vásquez, a manos de su propia madre, la complicidad de su amante (otra fémina que ahora ha sido capturada por el mismo caso), la displicencia de las instituciones estatales que se negaron a escuchar las súplicas de un padre desesperado que pedía protección para su hija, la conducta cerril y prejuiciada de una fundación que apoya a ojos cerrados a toda mujer que se dice y presenta ante ellos como supuesta “víctima” de los hombres, y un sistema legal con prácticas, leyes y procedimientos obsoletos, lentos e inconstitucionalmente inclinado a favor de las mujeres (que no sólo impide detectar a tiempo el uso y abuso de la falsa denuncia sino que además la propicia), se combinaron en una forma fatal, al punto que hacen de éste terrible drama un caso paradigmático, digno de atención de los especialistas, las autoridades del Estado, de los padres de familia y la sociedad entera.

“El Síndrome Alquijay”

Como se dijo líneas arriba, este es un caso paradigmático. Involucra al menos los siguientes elementos centrales: a) Uso de Falsa denuncia; b) Simulación de agresión sexual; c) Uso oportunista de leyes a favor de la mujer que son mal formuladas y peor aplicadas ; d) Manipulación sagaz del prejuicio anti-masculino de las organizaciones encargadas de la defensa de las féminas; e) Complicidad de las instituciones del Estado por negligencia, prejuicio contra los padres de familia y pasividad; f) Tribunales de familia parcializados a favor de uno de los progenitores (las madres); g) Profunda descomposición moral e indiferencia de la sociedad.

Por otra parte, “Síndrome” es un término que hace alusión a un cuadro o conjunto de síntomas. No se necesita ser un genio de la psicología para observar los numerosos elementos sociopatológicos que se esconden detrás de la perversa y criminal actitud de la parricida.

Deberán de ser los especialistas en la psiquis humana los encargados de desentrañar el perfil y cuadro psicológico de ésta persona, pues es un hecho de que hay muchas mujeres “Alquijay” en ésta sociedad, y es deber del Estado y de la sociedad en su conjunto proteger apropiada y oportunamente por todos los medios a los seres más vulnerables.

Alquijay es el apellido paterno de Jennifer Liliana Alquijay Osorio, una mujer acusada de parricidio, quien enfrentó a la justicia a través del Tribunal Primero B de Alto Impacto. Ella fue acusada por el Ministerio Público de matar a su pequeña hija Jennifer Vásquez, de apenas  tres años de edad, en el mes de agosto de 2012.

La acusada fue sentenciada el día viernes 15 de febrero del 2013 a una condena de 44 años. El Ministerio Público solicitó días antes una pena de 60 años contra la madre. Las pruebas mostradas por el ente investigador mostraron que la madre mató a golpes a la pequeña.

Los cargos en contra de la asesina eran parricidio, maltrato a personas menores de edad, simulación de secuestro y simulación de agresión sexual. De acuerdo con datos publicados por la prensa local, la necropsia determinó que la niña murió a causa de 52 golpes, aunque se demostró que incluso hubieron muchos más golpes aún después de que la niña había dejado de existir (1).

De acuerdo con otra nota periodística (2), las autoridades capturaron a Alquijay durante el velorio. Ella declaró que un hombre le había arrebatado de los brazos a su hija (una mentira). Luego, que el cadáver tenía moretones porque su esposo era quien la golpeaba (otra mentira), y por las caídas que sufrió mientras caminaba (más mentiras).

En la misma nota periodística arriba citada, se informa que: “Norma Cruz, directora de la Fundación Sobrevivientes”, explicó que la pesquisa del ente acusador es “que la muerte de la menor es responsabilidad de la madre” (3).

Lo que no nos informa la señora Cruz (al menos no en la citada nota periodística), es que la institución que ella misma dirige (o que dirigía entonces), se había encargado de dar “protección” a la parricida, bajo la premisa (y esto no lo menciona ella por supuesto), de que toda versión que sale de la boca de cualquiera de las mujeres que buscan atención en su fundación son (o deberían ser) cien por ciento ciertas (4).

Esta situación de prejuicio visceral en contra de esposos, ex-convivientes (o en contra de cualquier figura masculina involucrada en conflictos bajo su atención), prejuicio que se torna en política institucional en esa y en muchas organizaciones de apoyo a la mujer, marca una tendencia muy grave, debido al hecho de que se manifiestan de manera reiterada, quedando en la completa impunidad cuando tales prácticas contribuyen directa o indirectamente a resultados fatales, como en el caso de la pequeña Jennifer.

Pero en este caso particular, esta grave falta en dicha organización no es un hecho aislado. Esta misma fundación, paradójicamente llamada “Sobrevivientes”, incurrió en la misma práctica prejuiciosa en mi contra entre el 2009-2011, pero la farsa montada era tan burda (asentada en injurias, calumnias y fabulaciones descabelladas imposibles de ser comprobadas en un juicio serio y ajustado a derecho), que les resultó imposible encerrarme en la cárcel bajo el peso de una pretendida pena de ocho años y una “alegre indemnización” de Q. 100 mil quetzales. El juicio en mi contra duró alrededor de dos años y lo perdieron rotundamente.

Una triste historia donde los niños son héroes y los adultos son “discapacitados morales”

A estas horas el padre de Jennifer abría sido ya arrestado, y estaría en la cárcel como el principal sospechoso del asesinato de su pequeña hija. Después de todo, la madre de la pequeña lo había acusado ante la Fundación Sobrevivientes (y posiblemente ante algún juzgado de familia), de agresión sexual en su contra. En otras palabras, si todo hubiera salido bien para la asesina, habría hoy un inocente más en prisión.

Pero sucedió que pocas horas después del aparecimiento sin vida del cuerpo de Jennifer, otro niño, Kevin Chinchilla, amiguito de la niña asesinada e hijo de la dueña de la casa donde Alquijay alquilaba un cuarto, dijo a las autoridades que la madre golpeaba constantemente a la pequeña, y que el día de su muerte él había escuchado los gritos de súplica de su amiga para que la madre dejara de golpearla.

A pesar de su corta edad, el mismo Kevin nos informa a través de declaraciones que externó durante el juicio en contra de la asesina, de que la pequeña Jennifer era una heroína. No lo dice así taxativamente, pero lo insinúa, al decir literalmente que; “la niña era feliz cuando esta fuera de la casa, pero se ponía triste cada vez que regresaba, ya que no quería estar con su madre, pues ella le pegaba mucho” (5).

Jennifer era entonces una heroína, una niña que se atrevía a ser feliz a pesar de la dura vida que recibió al lado de su madre. Se sabe por declaraciones reproducidas en los medios escritos, que tan sólo los últimos quince días de su existencia, la pequeña fue sometida a golpes diarios, y que el día de su asesinato recibió 83 golpes cuando aún estaba viva, y otros 53 ya muerta (6).

Kevin y su amiguita Jennifer son dos niños héroes de la vida en un mundo de “discapacitados morales”.

Los Cuatro tacos con espinaca de los “discapacitados morales”

Para la madre asesina y para Yenni Chinchilla (su amante), la vida de la pequeña Jennifer valía menos que cuatro tacos con espinaca, los cuales al parecer, estaban destinados para la amante de su mamá. Se dice que el habérselos comido le costó la vida a la niña.

No cabe duda que el incidente no fue más que un mero motivo (o excusa), y que la verdadera causa descansa en otro aspecto más de fondo, que sólo ella (o quizá ni ella misma) lo sabe.

Llegados a este punto es importante mencionar a otro actor clave en este drama. El rol pasivo y displicente jugado por las autoridades respectivas (¿La Procuraduría General de la Nación?), entidades ante las cuales al parecer había acudido el padre en busca de apoyo y protección para su pequeña hija.

Cincuenta mil quetzales: ¿Eso vale la vida de Jennifer?

Cincuenta mil quetzales convertidos a la moneda estadounidense no representan ni siquiera cinco mil dólares. ¿Es ese el valor de la vida de la pequeña Jennifer?

En realidad las dos valoraciones de la vida de Jennifer resultan insultantes e indignantes. Para las dos mujeres discapacitadas morales un par de tacos con espinaca. Para el Estado guatemalteco vale algo así como cinco mil dólares.

Porque esa es la cantidad que ahora se ha mencionado en los medios que el Estado de Guatemala otorgará al padre de Jennifer por no haber recibido la crucial ayuda que le pudo haber salvado la vida a su hija.  Según declaró en el juicio, él había acudido ante las autoridades respectivas para pedir la custodia de la niña, pero su petición no fue atendida (7).

Al final, la inercia, la indolencia y el prejuicio institucional le quitaron la vida a la Jennifer. Ya se sabe que en materia de legislación de familia y de otorgamiento de la guarda y custodia de los menores de edad, la balanza de la justicia siempre se inclina hacia el mismo lado, metiendo a todos los papás en el bolsón de los malos de la película.

 

¿Las lecciones aprendidas?

 

Las reacciones de la institucionalidad estatal frente a la vulnerabilidad de la niñez

Pese a la gravedad de lo aquí narrado, los funcionarios de alto nivel representantes de la institucionalidad estatal de defensa de la niñez, juventud y adolescencia, aún no se ha pronunciado de manera explícita en relación al caso concreto de Jennifer Vásquez.

Las declaraciones que reproducimos a continuación se refieren al caso concreto del involucramiento de menores en pandillas. Empero, consideramos importante reproducirlas en este contexto, pues igualmente son aplicables a los casos de abuso y agresión sistémica en contra de niños, niñas y adolescentes.

El Procurador General de la Nación Vladimir Osman Aguilar Guerra, sugiere la creación del Instituto de la Niñez, para que agrupe a todas las entidades o programas que atienden a ese grupo de la población (8).

La Defensora de la Niñez de la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos (PDH), Miriam Rodríguez, propone la creación de tutorías vespertinas o matutinas para que los niños ocupen su tiempo libre. Su idea es que se involucren las municipalidades y que se contrate a maestros jubilados (9).

Erick Cárdenas, Procurador de la Niñez de la Procuraduría General de la Nación (PGN), denuncia por su parte, que en lo que va del año en curso (enero y febrero del 2013), se han recibido al momento 251 denuncias de maltrato a infantes (10).

En relación a las malas prácticas en la administración de la justicia: ¿Qué propone el Instituto Nacional de Ciencias Forenses –INACIF-?

Jorge Cabrera Cabrera, Director del INACIF dice textualmente: “Algunas instituciones estaban haciendo el papel que le corresponde al INACIF, tal es el caso de “Sobrevivientes” (la fundación citada arriba) y la Oficina de Atención a la Víctima, pero la entidad que emite dictamen debe ser independiente, objetiva e imparcial” (11).

¿Qué propone la Asociación ADINA?

Tal y como hemos citado en el anuncio de inicio de nuestro “Programa Jade”, en términos generales, se requiere la transformación a fondo de toda la institucionalidad del Estado en materia de defensa de la niñez, adolescencia y la juventud, y en ese contexto, la reducción de la profunda e ineficaz fragmentación de la burocracia estatal en los tres poderes del Estado.

Se requiere además, del diseño, implementación y desarrollo de un conjunto de políticas públicas de carácter interinstitucional, multisectorial e intercultural, todas ellas creadas, implementadas y desarrolladas de manera consensuada, democrática, transparente e incluyente.

 

Y en términos específicos, desde ADINA proponemos lo siguiente:

 

  • La aprobación en el Congreso de la República de la Ley de la Juventud.
  • La creación y puesta en marcha de planes, programas, proyectos, estrategias y campañas sistémicas y sistemáticas, orientados hacia la protección y prevención de la violencia de diverso tipo en contra de la niñez, adolescencia y la juventud.
  • La revisión a fondo, transformación, corrección, renovación y readecuación de toda la legislación en materia de Derecho Familiar, del Derecho Civil y Penal, en particular, en materia de administración de justicia relacionada con la guarda y custodia de los menores en familias disfuncionales.
  • La reforma y readecuación a fondo de la Ley contra el Femicidio, en busca de la pertinencia social y cultural y de su correcta regulación y aplicación.
  • El estudio y divulgación amplia de las bondades de la Ley de Custodia Compartida y Convivencia Alterna (ya vigente en países con legislación familiar y social de avanzada), y su aprobación en el Congreso de la República.
  • La revisión, reforma y readecuación de la figura conocida como Medida Cautelar o Medida de Protección (que en estos momentos está en demasiados casos bajo uso y abuso oportunista, y es empleada cotidianamente como arma y aliado poderoso de la falsa denuncia).
  • Apoyo e involucramiento del estudiantado de las carreras universitarias de Trabajo Social, Sociología, Psicología y Derecho, en labores de asistencia a Juzgados de Familia que están atendiendo diversos casos de maltrato infantil.
  • Involucramiento decidido (y no cooptado por poderes económicos), en las políticas, planes y campañas en contra de la explotación económico-salarial de los infantes en labores de alto riesgo o en condiciones de semi-esclavitud (levantamientos de cosechas, fabricación de productos de alto peligro etc.).
  • Utilización del Sistema de Consejos de Desarrollo a nivel comunitario, municipal y departamental, para la implementación de políticas, planes y proyectos interinstitucionales de protección a la niñez y adolescencia.

Sergio Barrios Escalante

Coordinador de la Asociación para el

 Desarrollo Integral de la Niñez y Adolescencia (ADINA)

————

Notas hemerográficas:

(1)  “Jennifer Alquijay purgará 44 años de cárcel por muerte de su hija”: Prensa Libre (versión digital del 15/02/2013)

http://www.prensalibre.com/noticias/justicia/Hoy-dictaran-sentencia-madre-parricida_0_866313549.html

(2)  “MP acusa a madre de la muerte de su hija de tres años”: Por Jerson Ramos. El Periódico, Guatemala, 12/02/2013, p. 8

(3)  Ibíd., p. 8

(4)  En un acto de contrición y mea culpa, la señora Cruz, directora de la “Fundación Sobrevivientes”, publicó pocos días después del arresto de la madre asesina, un artículo en un medio electrónico. En dicho texto reconoce su error en haber creído a pie juntillas las injurias y calumnias que la parricida profirió en contra de su esposo, de quien al parecer estaba separada desde hacía algún tiempo. Dicho texto puede consultarse en este mismo blog en el siguiente enlace virtual:

https://convivenciaalterna.wordpress.com/2012/09/23/guatemala-llamado-urgente-a-la-movilizacion-general-en-defensa-de-la-vida-de-la-ninez-y-adolescencia-guatemalteca/

(5)  Ibíd., Prensa Libre, 15/02/2013.

(6)  “Capturan a conviviente de Yennifer Alquijay, condenada por parricidio”: Prensa Libre; Versión digital del 19/02/2013.

(7)  Ibíd.

(8)  “Familia y Estado, piezas clave para salvar a los menores…; El Periódico, 10/02/2013, p. 4.

(9)  Ibíd., p. 4.

(10)              Noti 7: Guatemala, 19/02/2013 (13:14 horas).

(11)              “Vamos a crear laboratorios de informática y auditoría forense”: El Periódico, Guatemala, 04/11/2012, p. 5

——————

CONVIVENCIA ALTERNA ES EL ESPACIO VIRTUAL DE LA ASOCIACIÓN ADINA.

Puede contactarnos a la siguiente dirección:

convivenciaalterna@yahoo.com

——————

Anuncios